top of page

El futbol el último reducto del machismo casposo




El futbol el último reducto del machismo casposo hace aguas por el comportamiento de orangután de su presidente federativo


En pleno siglo XXI algunos siguen creyendo que la testiculina es la que mueve el mundo, que el machismo tiene patente de corso y que se puede abusar y acosar a mujeres subordinados por ser su jefe, creía Rubiales que gozaba de una impunidad tan absoluta que no tuvo reparos en comportarse como un orangután en el palco y después en la entrega de medallas, que podía hacer lo que le viniera en gana con total impunidad y aunque lo captara el mundo entero, tal era su prepotencia, ya puesta de manifiesto con anterioridad con innumerables asuntos turbios de negocios y comisiones corruptas que ni se le pasaba por la cabeza que si tenía impunidad en el cargo para sus prácticas corruptas que un "piquito" con una subordinaba le iba a causar el más mínimo problema, más allá de dejar claro que él era el macho alfa de la federación y que tenía patente para hacer lo que le viniera en gana y que mejor que mostrarlo en vivo y en directo al mundo entero.




Se equivocaba, lo tuvo muy fácil si hubiese sido un tema casual o fortuito en el que se equivocó, rectificando y pidiendo disculpas, en vez de eso, insultó a los que le criticaron, su actitud ha sido chulesca y bochornosa para todo un país al que representaba cobrando 700.000 euros anuales, más lo que se abrochaba con sus corrupciones varias, como todos estos personajes que pupulan por la España de la corrupción estructural tiene el contrato blindado así que se va a seguir abrochando 700.000 euros anuales hasta que cumpla su contrato dentro de dos años.


Una persona que tuviera un mínimo de raciocinio se daría cuenta de que se ha equivocado que se debe al país al que representa en uncargoinstitucional con un sueldo escandaloso y se hubiese ido pidiendo disculpas, pero el orangután que lleva dentro ( y que me perdonen los orangutanes) no le permite hacerlo, es que sigue creyendo que no ha hecho nada para que lo echen, que ha sido un "piquito" que eso lo ha hecho antes con otras subordinadas y que en la España del machismo casposo eso, más allá de un acto reprobable es un acto de masculinidad y de envidia ajena por lo bien plantado que tiene sus testículos, que los considera más grandes que los del caballo de Espartero y que más que reprobarlo lo que hay es que tenerle envidia y elogiarlo por lo machote que es.





Se ha ido a su casa, eso si bien abrochado de pasta, pero se seguirá preguntando el resto de su vida como en la cima de su poder y famoseo mediático, un "piquito" en directo que vió el mundo entero y "agrandó" su masculinidad le ha podido costar el cargo.


Esto es lo que pasa cuando para un cargo institucional que cobra 7 veces más que un presidente de gobierno ( que de eso hay mucho que hablar) se elige a un orangután que se cree que su cargo lleva implícito tocarse la entrepierna y acosar a subordinadas.


Por cierto al orangután no lo ha tumbado el feminismo como el cree, lo ha tumbado los DDHH y la falta de un mínimo de educación y de rectificar cuando se cometen errores, algo que no le ha permitido ni su ego, ni su machismo ni su prepotencia.



Javier Quintero

28 visualizaciones0 comentarios
bottom of page